Educación sobre el agua de lluvia

El agua que viene de la lluvia o la nieve puede eventualmente entrar a los lagos, los ríos, y los arroyos. El agua de lluvia se filtra por la tierra, arrastrando contaminantes y desechos que en último extremo afectan la calidad del agua. Bloomington recibe el agua potable de dos lagos, por lo que el agua de lluvia limpia es muy importante para nuestra comunidad.

El agua de lluvia puede llevar agua de fuentes puntuales y de fuentes No-puntuales. Las fuentes puntuales  incluyen contaminación del agua como sustancias químicas, fugas de petróleo, aguas residuales, y basura en grandes cantidades. Las No-puntuales llevan contaminación de fugas en los automóviles, fertilizantes, pesticidas, pintura (si tira en el fregadero o inodoro de su casa), desperdicios como basura, hojas, recortes de césped y heces animales. Otros contaminantes que han encontrado en Lake Bloomington incluyen fósforo y nitratos.

Cuando el agua de lluvia se contamina, afecta al ambiente y a los humanos. Una vez  contaminada llega a los lagos y los arroyos y los humanos corren riesgo de infecciones. Debido a esto es peligroso nadar después de que llueve. Además la contaminación tan antiestética acaba con la belleza de las vías fluviales, y contamina el agua potable. El impacto ambiental se da en la reducción de la penetración de luz en el agua lo que afecta la fotosíntesis de las plantas acuáticas a su vez esto reduce los niveles de oxígeno para organismos acuáticos. Cuando la basura se pudre en el agua, la suciedad nubla las vías fluviales y obstruye las agallas de los peces, ya de por si  la basura supone una obstrucción en los ríos y tiene consecuencias tóxicas durante el proceso de descomposición que afecta a la salud de los animales que viven dentro y cerca de las masas de agua.

Hay muchas maneras de reducir la contaminación del agua de lluvia. Por ejemplo:

  • Cambie las malas costumbres como tirar pintura por el fregadero.
  • Asegúrese de a tirar su basura en los lugares apropiados y recicle regularmente.
  • Recoja las heces de su mascota.
  • Use productos en su césped que no dañan al medio ambiente y no use sustancias químicas.
  • Cuide su automóvil para que no pierda fluidos o tenga fugas de ningún tipo.
  • Lave su automóvil en el césped en vez de hacerlo en el camino o entrada a su casa, para que la suciedad y el jabón no vayan a los sumideros.
  • No ponga fertilizantes ni pesticidas después de una fuerte tormenta.
  • Barra los residuos del jardín en su camino de entrada en vez de lavarlo con la manguera.
  • Nunca ponga sustancias químicas en la fosa séptica porque pueden filtrarse a la tierra.
  • Deshágase debidamente de sustancias químicas que no son necesarias. Son una colección de residuos peligrosos en casa y para el ambiente.
  • Considere a instalar un barril recolector de lluvia.

 

Comments are closed.